Las mujeres detrás del vino - Vinos Uruguayos
16526
post-template-default,single,single-post,postid-16526,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

03 Abr Las mujeres detrás del vino

Por Martin Viggiano

El rol femenino en la producción nacional

El trabajo del campo y la producción del vino han estado asociados históricamente con el hombre. Sin embargo en Uruguay, la mujer tiene hoy un rol preponderante. Hay figuras femeninas que son referentes en la industria. Muchas de las innovaciones de los últimos años han tenido detrás a una mujer, y ya no es raro encontrar bodegas gestionadas por mujeres.
Sería injusto hacer una lista de mujeres del vino. En esta nota se intentará dar solo algunos ejemplos para que el lector se ilustre de esta realidad, y tome contacto con algunas de esas historias.

Historias
A mediados de los 90, Marta Méndez enfrentó la muerte de su esposo, Luis Giménez, y tuvo que decidir cómo seguir adelante. Con sus hijos todavía chicos, las opciones eran cerrar la bodega que tenían en Canelones, o seguir. Y Marta decidió seguir. Hoy, más de 20 años después de aquel momento bisagra para la familia, la bodega Giménez Méndez la tiene a Marta al frente de una empresa que exporta a los cinco continentes y se posiciona como una marca de vinos finos referente en el mercado local.

En Las Brujas, Canelones, hace pocos años se construyó de cero una pequeña bodega boutique. Artesana tiene muchas particularidades, pero la principal es que está gestionada por dos mujeres. Analía Lazaneo y Valentina Gatti introdujeron, a pedido del dueño estadounidense, la cepa tinta Zinfandel, que es una de las principales en California, y en poco tiempo se hicieron su espacio en el mercado.

Siguiendo un legado familiar, Fabiana Bracco reconstruyó la bodega de su padre para darle un perfil internacional. Braccobosca exporta a varios países y dirige su producción a los vinos finos. La impronta de Fabiana está en muchas de las nuevas cosas de la bodega, como el ombú que ilustra las botellas y que tiene detrás una historia afectiva.

Hay muchos ejemplos más, como Familia Dardanelli que tiene al frente a Alba y su hija Eliana. También Antigua Bodega Stagnari con su directora Virginia Stagnari y su hija Mariana, que es enóloga. A otra escala pero con empuje joven y femenino, se abre paso la bodega garage Casa Grande, al mando de Florencia de Maio en la creación de los vinos, y de su madre Francesca con el aporte artístico en las etiquetas. Establecimiento Juanico, una de las bodegas más grandes de Uruguay y líder en sus líneas de vinos VCP, tiene como enologa jefa a una mujer, Adriana Gutiérrez.

En definitiva, habría muchas mujeres más del mundo del vino en Uruguay para mencionar. Queda claro sólo con estos ejemplos que la industria ya no es sólo cosa de hombres.

Funte: IberPark